Miércoles 28 Junio 2017
Inicio » Artículos » La Importancia de las Vitaminas

La Importancia de las Vitaminas

Las vitaminas son sustancias que el cuerpo necesita para crecer y desarrollarse normalmente. Tu cuerpo necesita 13 vitaminas: Vitaminas A, C, D, E, K y las vitaminas B (tiamina, riboflavina, niacina, ácido pantoténico, biotina, vitamina B-6, vitamina B-12 y folato o ácido fólico).

En general, las vitaminas provienen de los alimentos que consumimos, pero también nuestro cuerpo puede producir vitaminas D y K. No obstante, las personas que optan por una dieta vegetariana, dejando de lado algunos alimentos como la carne, a veces pueden necesitar un suplemento de vitamina B12.

¿Por qué son importantes?


Cada vitamina tiene funciones específicas. Si tienes bajos niveles de determinadas vitaminas, puedes desarrollar una enfermedad por deficiencia. Por otro lado, un adecuado consumo de vitaminas puede ayudarnos a prevenir algunas enfermedades o a estar mejor preparados.

La mejor manera de consumir la cantidad y tipos adecuados de vitaminas es mediante una dieta balanceada que incluya variedad de alimentos desde donde podemos obtenerlas. Ejemplo, incorporar diferentes frutas y verduras en nuestra dieta.

En algunos casos y siempre preguntando a tu médico, los multivitamínicos diarios pueden ser una opción, sin embargo altas dosis de una vitamina pueden enfermarte. Por esta razón es preferible que obtengas las diferentes vitaminas de alimentos de origen vegetal y animal para mantener una salud en optimo estado.

¿Cómo obtener las vitaminas que necesitamos?


Algunas de las principales vitaminas que menos obtenemos y que no incluimos en nuestras dietas son: Vitaminas A, C y D. Es por esto que a continuación presentamos algunas fuentes ricas con estas vitaminas.

Vitamina A


La vitamina A se asocia con el desarrollo de la visión, el crecimiento y mantenimiento celular.

Alimentos que son fuentes ricas en vitamina A:


Carne:
Interiores como hígado, corazón, molleja y otros órganos internos del ave. (85 gramos contienen de 1,49 mg a 9,126 mg).

Vegetales tales como zanahorias (1/2 taza contiene 0,6 mg) y la espinaca (1/2 taza contiene 0,5 mg), entre otros.

Vitamina C


La vitamina C ayuda al cuerpo a formar colágeno (principal proteína utilizada como tejido conectivo en el cuerpo) en los vasos sanguíneos, huesos, cartílago y músculo.

Alimentos que son fuentes ricas en vitamina C:


Frutas
tales como la guayaba (1/2 taza contiene 188 mg), naranjas (1 naranja mediana contiene 70 mg), kiwi (1 kiwi mediano contiene 70 mg), frutillas (1/2 taza contiene 49 mg), papaya (1/4 de taza de papaya mediana contiene 47 mg), piña (1/2 taza contiene 28 mg) y mango (1/2 taza contiene 23 mg).

Vegetales como el pimentón rojo crudo (rojo de sopa) (1/2 taza equivale a 142 mg), pimentón verde crudo (verde de sopa) (1/2 taza equivale a 60 mg), bruselas (1/2 taza equivale a 48 mg), brócoli (1/2 taza equivale a 38 mg) y coliflor (1/2 taza equivale a 28 mg).

Vitamina D


La vitamina D ayuda al cuerpo a absorber el calcio. El calcio y el fósforo son dos minerales fundamentales para la formación normal de los huesos. Esta vitamina es importante durante la niñez, ya que es en esta etapa en que ocurre el desarrollo de nuestros huesos por lo que necesitamos contar con estos minerales. Si no obtenemos y no absorbemos el calcio adecuado de la dieta, nuestro crecimiento se verá afectado en la generación de hueso y tejido óseo. Una deficiencia de vitamina D puede llegar a osteoporosis en adultos o raquitismo en niños.

El cuerpo produce la vitamina D cuando la piel se expone directamente al sol. Algunas veces llamada la vitamina “luz del sol”.

Alimentos ricos en vitamina D:


Productos lácteos:
queso, mantequilla, crema de leche, leche enriquecida.

Pescado graso: atún, salmón.

Mariscos: ostras.

Otros: cereales para el desayuno, margarina y leche de soya enriquecidos (revisa la tabla con información nutricional en el envase del alimento).

Vitamina E


La vitamina E es un antioxidante, lo cual significa que es un nutriente que ayuda a combatir el daño a las células del cuerpo.

Alimentos ricos en vitamina E:


Nueces y semillas
como las semillas de girasol (28,3 g equivalen a 7,4 mg), almendras (28,3 g equivalen a 7,3 mg), avellanas ( 28, 3 g equivalen a 4,3 mg), maní (28,3 g equivalen a 2,2 mg), mantequilla de maní (2 cucharadas equivalen a 2,5 mg), espinaca (1/2 taza equivale a 1,9 mg), palta (1/2 palta equivale a 2,1 mg) y salsa de tomate (1/2 taza equivale a 2,5 mg).